lunes, 9 de junio de 2008

El 'garrafón' no llega al 1% de los bares de copas de Madrid

El 'garrafón' no llega al 1% de los bares de copas de Madrid, según el Ayuntamiento

EUROPA PRESS. 08.06.2008
  • Entre 2002 y 2007 se han realizado 578 controles oficiales.
  • Sólo en 5 casos se ha demostrado la adulteración.
  • La venta de garrafón está expresamente prohibida.
Minuteca todo sobre:

La capital registra una baja incidencia de 'garrafón' -alcohol de baja calidad servido como marca de prestigio y de efectos pésimos para el estómago de sus bebedores- en los locales de ocio, ya que, según el control de bebidas espirituosas que realizó el Ayuntamiento de Madrid entre los años 2000 y 2007, esta práctica fraudulenta afecta a menos del 1 % de las muestras investigadas.

Según informó este domingo la Administración local, entre los años 2000 y 2007 técnicos de Madrid Salud realizaron 578 controles oficiales y sólo en cinco casos se demostró que la bebida había sido manipulada y sustituida por otra de inferior calidad.

Sólo en cinco casos se demostró el fraude y la manipulación de las bebidas

Las muestras corresponden mayoritariamente a whisky, ginebra y ron de marcas de prestigio, por ser éstas las de mayor demanda. Sólo en cinco casos se demostró que la bebida había sido manipulada y sustituida por otra de inferior calidad, lo que representa un 0,9% de las investigadas.

Para comprobar el fraude, el Ayuntamiento cuenta con la colaboración de FEBE (Federación Española de Bebidas Espirituosas) y de algunos distribuidores (DIAGEO, VARMA), que periódicamente aportan botellas de bebidas alcohólicas para cotejarlos con las muestras recibidas.

En el caso de bebidas alcohólicas en las que haya habido adición o adulteración con sustancias que entrañen riesgo para la salud y hayan sido calificadas como "no aptas para consumo", la infracción conllevaría la adopción de medidas adicionales, sin descartar la posibilidad de actuaciones penales.

Expresamente prohibida

El consumidor que pide una copa de su marca favorita en cualquier establecimiento de ocio tiene derecho a que se le sirva la bebida genuina que solicitó, de lo contrario habrá sido víctima de un fraude, ya que esta práctica está expresamente prohibida por las normas que regulan la comercialización y venta de bebidas espirituosas.

La sustitución no sólo afecta a intereses comerciales o económicos ya que, como ha ocurrido en décadas anteriores, si los alcoholes utilizados no reúnen las suficientes garantías sanitarias para su consumo directo puede suponer un problema de salud pública con graves riesgos para el consumidor.

Artículos relacionados

No hay comentarios:

Propaganda - p: Machinery