domingo, 15 de junio de 2008

Una mañana de domingo en URGENCIAS


Hoy llegaba a casa después de trabajar en The Angel muy temprano.

Al poco de entrar por la puerta empecé a sentir unos dolores abdominales bastante fuerte. Hasta que fueron lacerantes y no me quedo más remedio que recurrir, acompañado de mi madre, al servicio de urgencias sito en la calle O'Donell. Allí el médico, creo que canario -al menos su acento era ese-, me exploro y me hizo las típicas preguntas para el historial médico. Una vez evaluado todo me informo que me remitía a mi Hospital de Referencia porque sospechaba de una posible apendicitis.

El Hospital de la Princesa en Diego de León es el mío de referencia. Me presente en urgencias y fui correctamente atendido y evaluado. Me hicieron analítica de sangre y de orina. Así mismo una radiografía abdominal. Todo esto fue previo a remitirme a cirugía para que los cirujanos tuvieran las pruebas en su mano cuando yo llegara a su consulta. Entre tanto, aprovechando el proceso de la analítica me abrieron una vía. Me asignaron una cama en urgencias al lado de otros dos pacientes de trauma. Un abuelito con un traumatismo cráneo-encefálico y un joven gay que, según sus propias declaraciones había sido golpeado por los vigilantes del metro…

Esto lo oía mientras el joven se lo refería a la doctora cuando lo estaba evaluando. Finalmente llego mi turno me hicieron todas las palpaciones abdominales que se hacen en estos casos concluyendo que no era seguro, según todas las pruebas, el diagnostico de apendicitis. No obstante, debo estar en vigilancia domiciliaria y acudir mañana al Hospital a repetir las analíticas.

Tengo que decir que me han atendido muy rápidamente. Mi madre que no utiliza la red de la Seguridad Social ha quedado impresionada por la prontitud de todo el proceso. Lo que más tiempo ha llevado fue esperar los resultados de laboratorio.

No hay comentarios:

Propaganda - p: Machinery