martes, 18 de diciembre de 2012

QUE HACER FRENTE A UN TROLL

 

Hay dos formas de deshacerse de un Troll. La usual y eficaz, si sigues la recomendación · Don't feed The Troll·, es ignorarlo completamente hasta que se aburra de que sus comentarios inoportunos, molestos o incendiarios no tengan respuesta ni repercusión, así abandonara su acoso dado lo estéril de su esfuerzo...

La otra es "Trolear al Troll". Esta manera es peligrosa en cuanto a tu reputación. Exige un esfuerzo de templanza en tus reacciones emocionales, que no en tus comentarios en respuesta al Troll que deben ser lo más incendiarios posibles e intentar que sean siempre de más grueso calibre de los que tu recibes. Una advertencia: No te lo tomes como algo personal. Se trata de una batalla de nervios y quien antes los pierda será quien tenga que encajar la derrota.
En el caso de que pierdas la batalla de los nervios, puedes aun ganarle la guerra al Troll ciñéndote a la primera forma, es decir, ignorando al Troll completamente. En el camino habrás dejado un espectáculo poco agradable y el Troll habrá conseguido su objetivo principal que no es ganar la guerra, sino satisfacer su afán de notoriedad. Un Troll no necesita ganar la guerra. Le basta con le des cuartelillo para su lucimiento.

En el caso de que ganes la batalla de los nervios, el Troll se irá motu proprio con el rabo entre las piernas y tu habrás demostrado tu capacidad para bregar con el más pintado en el lodazal de los comentarios más sucios, incendiarios y ofensivos...
Mi consejo es que sigas el consejo de ignorar al Troll. Si no lo haces, y aunque ganes al Troll en su propio terreno, es fácil que hayas perdido parte de tu prestigio en la red si no mides bien las consecuencias de tu ataque. Otro peligro añadido es que la derrota del Troll atraiga más Trolls deseosos de medirse contigo a tu blog, Facebook, o cualquier otro medio donde se haya librado la guerra...

No hay comentarios:

Propaganda - p: Machinery